En estas circunstancias es fácil que nuestros canes se acostumbren a tenernos en casa todo el día pendientes de ellos. Esto puede provocar un hiperapego del los animales por sus dueños. Cuando acabe el confinamiento y nuestras obligaciones hagan que pasemos varias horas fuera de casa, este hiperapego puede traer como consecuencia lo que se conoce como ansiedad por separación. La ansiedad por separación es un trastorno en la que las mascotas, al quedarse solas en casa, presentan conductas como: puede destruir objetos de la casa (incluyendo puertas y paredes), vocalizar (ladrido, aullidos, gemidos, etc.), orinar, defecar, vomitar o salivar, o incluso puede presentar varios de estos síntomas conjuntamente. Además cuando el guía va a marcharse, generalmente el perro está ansioso.

También podemos apreciar el hiperapego sin necesidad de salir de casa, en este caso podremos observar que nuestras mascotas nos siguen por toda la casa, en cuanto salimos de una habitación van detrás nuestra, se tumban constantemente en nuestros pies.

Para intentar reducir el riesgo de que esto nos ocurra al salir del confinamiento tenemos seguir una serie de pautas que nos ayudarán también a conseguir cubrir todas las necesidades de nuestros amigos peludos.

Es importante que tengan su propio espacio, dentro de las posibilidades de cada vivienda, donde pueda estar tranquilo sin que nadie le moleste.

Para ellos es igual de importante que para nosotros mantener una rutina. Aunque cuesta más si estamos todo el día en casa tenemos que ser lo mas estrictos posibles con los horarios de comidas y paseos. También incluir una rutina de entrenamiento y juego con ellos, e intentar que sean a la misma hora y de una duración similar.

Si nos cuesta que no nos siga por toda la casa, un juguete interactivo (tipo kong, por ejemplo) en el que podamos meter comida puede ayudarnos mucho. Un cacho de pan duro o el juguete que le guste morder también sirven. Se lo daremos al final de la sesión de entrenamiento o juego, o si vemos que nos esta siguiendo allá donde vamos. Dar en una habitación en la que no tengamos pensado entrar durante el tiempo que este jugando o comiendo lo que le hayamos ofrecido.

Si no puede dormir separado de nosotros, intenta siempre poder entrar en la alcoba cuando nos ve acostarnos deberíamos poner su cama en la puerta y obligarle a permanecer allí (requiere paciencia en muchas ocasiones) pero no cerrar la puerta. Cuando ya pase la noche en su cama, sin acercarse más podemos ir alejando paulatinamente la cama hasta donde deseemos que duerma.

Con los paseos reducidos, no poder jugar con otros perros y la alteración de su rutina tienen mucha energía que gastar. Para ayudarles es bueno que juguemos con ellos en juegos participativos pero también hay otros juegos para que hagan ellos solos. Tenemos que ser conscientes de qué tipo de juego le gusta a nuestro can: que le tiremos algo y nos lo traiga, perseguirnos por la casa, tirar de algo o que le intentes quitar un juguete. No debemos excitar demasiado a nuestros compañeros, subir un poco la intensidad y bajarla, no es recomendable que cuando más excitado está paremos de golpe.

Aquí ponemos un enlace con ejemplos de juguetes interactivos para perros, que ayudan a que se cansen mentalmente y se divierta. https://blog.gudog.com/juegos-interactivos-para-perros/

Si buscáis por Internet encontraréis un montón de opciones, tanto para comprar como para poder hacer nosotros mismos estos juguetes. No todos los juegos sirven para todos los perros, hay que ir probando. En alguno de ellos deberemos enseñarle nosotros como se obtiene los premios, mostrándole en varias ocasiones lo que tiene que hacer para poder llegar a la recompensa.

Cuando empecemos a salir de casa es recomendable dejarle alguno de estos juguetes también, esconder sus juguetes de siempre por la casa y que tenga que buscarlo o repartir bolitas de pienso por el suelo.

Mientras esté con estos juguetes no debemos intervenir (excepto si está haciendo algo que no deba) para que sea algo solamente de ellos y que no nos asocien a nosotros y el juego en solitario.

Al empezar a salir de casa, cuando salgamos es importante tener una rutina para que nuestro compañero pueda anticipar que nos vamos. Que nos vea prepararnos, oiga las llaves, etc. Y despedirnos sin efusividad y siempre con la misma palabra .

Esta información son generalizaciones muy básicas para intentar ayudar un poco en esta situación tan excepcional. Si tiene cualquier duda sobre la salud mental de su can, cree que puede tener algún tipo de ansiedad o hiperpapego consulté con un etólogo o veterinario.


Built With BoldGrid

Aquí ponemos un enlace con ejemplos de juguetes interactivos para perros, que ayudan a que se cansen mentalmente y se divierta. https://blog.gudog.com/juegos-interactivos-para-perros/