boca a boca-oreja

¿en qué consiste?

 

Queremos sacar la información de Internet y convertirla en información real para las personas que la necesitan, aunque no tengan acceso a las redes sociales. Sobre todo, queremos que se difunda especialmente el principal teléfono de RedCor para prestar servicios de ayuda y recados: 698934331 (está activado de lunes a domingo, de 9h a 21h).

 

 

 

 

 

 

¿a quiénes queremos hacer llegar los mensajes?

  1. Tómate un tiempo para pensar en quiénes conoces, en Cáceres, que tal vez estén saliendo a comprar comida o hacer recados, y en realidad forman parte de grupos vulnerables al COVID-19. Haz una lista.
  2. Tómate otro rato para pensar en quiénes conoces que, aunque ellas no lo necesiten o no estén en Cáceres, sí tengan en su entorno otras que sí puedan necesitarnos. Haz otra lista.
  3. Programa llamadas a las dos listas, poco a poco en los próximos días, para comprobar que saben que existimos, y que tienen los teléfonos para pedir ayuda con recados y compras (698934331) o para tener conversación telefónica (686 24 81 40).
  4. Cuando llames, pregúntales si conocen a alguien a quien les podría venir bien esto, y si podrían transmitírselo.
  5. Piensa durante un rato qué organizaciones o colectivos que conoces y con quienes tienes algún contacto fácil por teléfono, y a los que quizá se les podría pedir ayuda durante esta crisis para algo concreto: instituciones, colegios profesionales, fundaciones, asociaciones, etc. Es posible que ya estén involucrados, pero si haces una lista de ideas, envía un correo a asesoramiento@redcor.org para comprobar si ya tenemos contacto, o quizá podrías tú ayudarnos a ampliar la red.
  6. Si tienes dudas sobre lo que hacemos, procura contactar con alguien más de RedCor para resolver dudas y ordenar mejor las ideas. Puedes escribir también a voluntariado@redcor.org.

¿quién puede colaborar?

 

Cualquier persona con teléfono móvil o teléfono fijo, preferiblemente con llamadas ilimitadas.

 

¿por qué es importante?

 

Muchas personas especialmente vulnerables a esta enfermedad aún no saben que pueden evitar salir de casa gracias a que hay una enorme red de voluntarios que estarán encantados de ayudarles a hacer sus compras, sacar la basura, ir a la farmacia, pasear al perro… La información no está llegando a todas estas personas a pesar de nuestros esfuerzos.

Pero tú quizá tienes el teléfono de alguna de ellas, o conoces a alguien que sí lo tiene y les puede llamar para contárselo. Queremos que todas estas personas sepan que estamos aquí.